El Liverpool remonta con 4-0 y deja al Barça sin la final de Champions

Parece increíble pero ha sucedido. El Liverpool ha levantado el 3-0 del Camp Nou y se ha metido en la final del Metropolitano tras golear 4-0 a un Barça que se desmoronó en defensa y sufrió la segunda eliminación consecutiva de Champions en circunstancias similares. Si hace un año el autor de una remontada impensable fue la Roma en cuartos, esta noche el Liverpool ha hurgado muy hondo en la herida azulgrana. El Barça no estará en la final de Madrid. Estará el Liverpool. Por segundo año consecutivo, el equipo de Jurgen Klopp buscará levantar una Copa de Europa que no consigue desde hace 14 años. El Barcelona, por su parte, ha sufrido un durísimo varapalo. Tras conquistar la Liga y golear al Liverpool con un imparable Messi en la ida, se las prometía felices en el partido de vuelta en Anfield. El triplete estaba en camino. Sin embargo, los de Valverde se han venido abajo ante el ciclón ‘red’ y han caído a plomo. El cuerpo de los azulgrana se revolvió muy pronto. A los seis minutos de juego, el Liverpool puso la primera piedra de la remontada con un gol de Origi que refleja el estilo y el empuje de un equipo que no pensó en la eliminación pese a la envergadura de la tarea que tenía ante sí. Tras salir en tromba y aprovechar una pérdida de Jordi Alba, Henderson remató sobre la portería culé y el rechace de Ter Stegen fue aprovechado por un Origi que llegó disparado para empujar el balón a la red. Para un equipo que sufría las bajas de dos jugadores capitales como Salah y Firmino, el tempranero acierto de Origi daba alas y permitía soñar con la gesta. Pero el Barça contuvo a la bestia e incluso dispuso de ocasiones claras de igualar el partido y alejar al Liverpool del sueño. La tuvo Messi al cuarto de hora pero erró un recorte dentro del área y la tuvo Coutinho dos minutos después con un remate cruzado que sacó Alisson. Wijnaldum atormenta al Barça El choque, de alta tensión, alcanzó el descanso sin registrar variaciones en el marcador para alivio del Liverpool, ahogado en los últimos minutos. En la caseta recobró el aliento y dio un segundo zarpazo crucial para el devenir del partido en el minuto 54. Wijnaldum, que había entrado al campo por el lesionado Robertson disparó a puerta y batió por bajo a un hoy desacertado Ter Stegen. El 2-0 acercaba al Liverpool a la gesta y las 54.000 de Anfield rugieron con fuerza. Dos minutos después, el Liverpool igualaba la eliminatoria. Otra vez Wijnaldum acertaba de nuevo con un tanto de cabeza que colocaba el 3-0 en el marcador y la pesadilla se convirtió en realidad para el Barcelona. Restaban 35 minutos de partido y podía pasar de todo. Pero el Barça era un flan y el Liverpool un ejército hipermotivado que impuso un ritmo frenético. El Barça, totalmente superado, apenas respondió con un arreón de Messi, antes de que el cielo cayera sobre su cabeza con un error imperdonable en defensa. Un saque de esquina rápido del Liverpool cogió despistada a la defensa culé y Origi, sin marcaje, marcó el cuarto. El cuarto tanto de una noche épica para el Liverpool y desastrosa para el Barcelona. El cuarto tanto que culminaba la remontada y metía la Liverpool en la final del Wanda Metropolitano. El Barça luchó a la desesperada por evitarlo pero no lo consiguió. Su camino en esta Champions había terminado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: