El Madrid desactiva al CSKA y luchará por su décima Copa de Europa


El Real Madrid eliminó al CSKA de Moscú (83-92) en la segunda semifinal de la ‘Final Four’ que se está disputando en Belgrado y peleará este domingo por la décima Euroliga de su historia ante el vigente campeón del torneo, el Fenerbahce turco.

El equipo dirigido por Pablo Laso, que disputará su decimoctava final en la historia, logró un triunfo muy trabajado, sobre todo en el tercer asalto, que fue cuando tomó las primeras ventajas para dejar a los rusos en la estacada. Los puntos de Doncic (16), Ayón (12) y un renacido Sergi Llull (16) fueron clave para la victoria merengue.

La salida del Real Madrid no fue buena y el quinteto alternativo que puso Pablo Laso de inicio no cumplió con lo previsto en el plan de partido, toda vez que el CSKA finalizó el primer cuarto con 30 puntos en su haber cuando se había hablado de cerrar el aro.

Cory Higgins fue la pesadilla inicial del equipo español. La defensa de Jeffery Taylor no surtió efecto alguno y el jugador estadounidense anotó 10 de los 13 primeros puntos de los rusos.

El Madrid comenzó a acusar cierta ansiedad en ataque ante la falta de un juego fluido por problemas de circulación del balón. Si a esto le unimos el 1 de 7 en triples, el 5 de 10 en tiros libres y los 5 rebotes que capturó en el primer cuarto, el 30-20 con el que finalizó el primer cuarto casi fue bondadoso.

Porque el equipo madrileño falló en defensa de forma clara y ni la zona que ordenó Laso pareció solucionar el problema.
Los triples, parte del éxito

Pero todo cambió en apenas tres minutos, los primeros del segundo acto. Y fue a base de triples. Los que no entraron en un primer momento, entraron todos seguidos, cinco de cinco, con Fabien Causeur, que abrió el grifo, Jaycee Carroll y Sergio Llull como protagonistas.

En un abrir y cerrar de ojos el Madrid se puso por primera vez en el partido por delante en el marcador, 32-34, recuperando la moral, el juego y hasta la defensa.

El CSKA aunque acusó el golpe siguió mantuvo la paridad en el marcador hasta el descanso, ya con Higgins y Nando De Colo más controlados en la anotación.

Los 5 de 6 triples del Madrid en este cuarto fueron el maná que necesitaba el equipo para centrarse, para creer en sus posibilidades y para entrar definitivamente en el partido.

El equipo español consiguió un parcial de 16-27 y se fue al descanso con una mínima victoria, 46-47, pero victoria al fin y al cabo tras una trabajada canasta de Trey Thompkins en el último instante. Todo un golpe moral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si quieres seguirnos pulsa alguno de los botones