La Eslovenia de Doncic fulmina a España

La Eslovenia de Doncic fulmina a España


Luka Doncic, con 18 años cumplidos en febrero, rompió de manera definitiva el cascarón que ha ido soltando esta temporada en el Real Madrid y tomó las riendas de la selección nacional de Eslovenia para arrasar a España en las semifinales del Eurobasket por 72 a 92.

Con 11 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias, la perla del equipo blanco (al que poco tiempo le queda ya para disfrutar de este futuro top3 -por no decir que top1- del draft de la NBA) actuó sobre el parquet de Estambul como todo un veterano para liderar a su selección frente a uno de los monstruos del baloncesto FIBA, la selección española. Su cartel de gran promesa fue deslizándose poco a poca para acabar definiendo a todo un héroe. El otrora gran líder de Eslovenia, Goran Dragic -que ya anunció que este sería su último torneo a sus 31 años- asistía como testigo de lujo de la exhinición de su sucesor.

Las loas al escolta esloveno no son exageradas tras ver cómo su equipo barría del campo con una facilidad pasmosa a la vigente campeona y gran favorita: España. Una victoria de unos y derrota para los otros que estuvo cimentada en el acierto desde la línea de tres, alfa y omega del partido.

Desde los 6,75 metros de distancia, el acierto de Eslovenia (14 triples anotados de 25 intentos) contrastó con la cerrazón española (7 de 27). La incapacidad de los pívots españoles de instaurar su supuesto dominio en la pintura provocó que se sumaran al pelotón de francotiradores. Así, se sumaron más desaciertos desde la larga distancia y se perdía la ventaja bajo el aro.

Por su parte, Eslovenia comprobaba el estado de gracia de sus tiradores, que anotaban casi todo lo que intentaban, incluyendo “mandarina” al estilo Llull de Dragic para cerrar el primer cuarto por 19-25. Seis puntos de diferencia que llevaban a engaño.

En el segundo cuarto, España reaccionó con una mejor defensa y algo más de acierto arriba, aprovechando las transiciones rápidas tras pérdida del rival. Con Pau Gasol como punta de lanza y las manos rápidas de Rubio y Sastre atrás, los pupilos de Scariolo parecieron encontrar la luz en el túnel para apretar el marcador antes del descanso (45-49).

Sin embargo, la reanudación no pudo sentar peor al equipo español. El desastre ofensivo se consumaba con repetidos triples fallados. Eslovenia seguía con su idilio desde el triple y ya Vidmar se bastaba bajo el aro para contrarrestar la amenaza de los clanes Gasol y Hernangómez, dejando al también madridista Randolph libertad en el tiro exterior.

Todo entraba a Eslovenia y todo le salía mal a España. Se llegaba a esos momentos en las que loa jugadores curtidos en mil batallas como los españoles debían tirar de sangre fría para recapacitar y volver a lo que salía bien. Pero los eslovenos no tenían piedad en seguir con su tortura de la gota china triple a triple, acierto tras acierto.

Así, la desesperación tomó cuerpo cuando se pasaba de largo por una bandeja sencilla para recurrir a otro intento de triple más, buscando el camino corto cuando la realidad se imponía con un carte de “no hay salida” en esa ruta (4 de 19 antes de los últimos 10 minutos).

Sin acierto y sin defensa, la diferencia no hizo sino acrecentarse antes de llegar al último cuarto (57-73). Un abismo de 16 puntos del que España no se pudo recuperar. Hubo un amago con un parcial 5-0 en un minuto que logró hacer ver la chispa de la esperanza en las miradas de los españoles. Pero no sirvió más aque para recortar hasta un 62-76 que se fue ampliando poco a poco hasta el definitivo 72-92 con el que Eslovenia, con justicia, dejaba a España fuera de la final del Eurobasket.

El próximo domingo, a las cuatro de la tarde, España luchará por el bronce contra el perdedor del Rusia-Serbia. Eslovenia, poco después, buscará alzar su primer título frente al ganador del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si quieres seguirnos pulsa alguno de los botones