Real Madrid-Atlético: Dos porteros de leyenda y un derbi empatado (0-0)

Real Madrid y Atlético protagonizaron un derbi intenso, pero sin goles y sin el premio de colocarse líderes tras el pinchazo del Barcelona. Courtois hizo en la primera mitad dos paradas de mérito a Griezmann y Costa y en la segunda, emergió la figura de Oblak para impedir que los madridistas se llevaran el duelo. Debutó Vinicius dejando algunos detalles de calidad.
Real Madrid y Atlético llegaban al derbi número 221 con dinámicas muy diferentes, con un equipo local habiendo sido goleado en Sevilla y uno visitante crecido tras recortar puntos a los dos grandes tras un inicio espeso de temporada. Pero eso siempre da igual en un duelo entre los eternos enemigos cuyas individualidades suelen marcar diferencias.

Lopetegui apostó por jugar en rombo con Asensio jugando de mediapunta, pero rápidamente se dio cuenta que el Atlético era mejor en la parcela ancha donde Rodri, Koke, Saúl y las ayudas de Lemar y Griezmann, le hacían dominar el juego.

Por su parte el Cholo, que apostó por Filipe y Rodri en detrimento de Lucas y Thomas, hizo que su equipo saliera muy enchufado desde el inicio, con la intensidad que suele reclamar a los suyos desde el pitido inicial hasta que dure la gasolina. Y esa fue la tónica durante los primeros diez minutos en los que gozó de una buena ocasión de Saúl probando a Courtois desde lejos y otra de Griezmann intentando una chilena sin éxito.

El Madrid consiguió sacudirse la presión inicial y se hizo dueño del balón quedando el Atleti agazapado para salir a la contra: la historia de todo derbi. Y cada uno en su cualidad cumplió de diez si bien fue el equipo rojiblanco el que pudo irse al descanso con ventaja, pero ni Griezmann ni Costa consiguieron marcar en sendos mano a mano ante un Courtois que se erigió en el héroe madridista en el primer tiempo.
Courtois detiene un balón durante el Real Madrid-Atlético

Courtois detiene un balón durante el Real Madrid-AtléticoGetty Images

El partido pudo cambiar antes del descanso con una mano de Casemiro que hizo que los jugadores reclamaran penalti ante el colegiado. No consideró acudir al VAR o al menos si le chivaron por el pinganillo no lo supimos y ahí murió el primer envite.

A la vuelta de vestuarios, el Bernabéu se encontró con Ceballos en el terreno de juego por Bale, con molestias musculares. Y lo que podría ser un cambio cuestionado al no dar entrada a Mariano o Vinicius, sustitutos ‘naturales’ del galés, se convirtió en todo un acierto por parte de Lopetegui: el sevillano se hizo dueño del balón y dio ritmo y posesión a su equipo provocando las mejores ocasiones para los suyos.

En una de ellas cedió el balón a un Modric, claramente por debajo de sus prestaciones, pero el croata erró en su disparo. Aunque la ocasión más clara llegó en el minuto 65′ cuando Benzema, que ve el fútbol de cine, dejó solo a Asensio, pero se encontró con otro magnífico portero enfrente: paradón de Oblak y suspiros en el Bernabéu.

En el tramo final Simeone y Lopetegui movieron sus banquillos sin cambiar demasiado el rumbo del partido. En el Madrid debutó Vinicius, que dejó algún detalle de calidad, pero sin apenas tiempo para acabar con el ‘cerocerismo’ que priva a Real Madrid y Atlético de asaltar el liderato pese al pinchazo del Barça.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.